A 110, ¿por favor?

A un servidor se le hace raro, la verdad, contemplar el disco blanco con contorno rojo con una de sus tres cifras con ese aspecto tan liviano. No me termina, se me hace antiestético. A lo peor estoy un poco anticuado y debería contemplarlo y olvidarme de nostalgias. Pero no sé tío, no lo veo.

Pero, ¿por qué una cifra tan redonda? ¿Por qué tiene que terminar en cero? ¿Está estudiado eso? ¿Por qué, entonces, los radares ahora son sensibles a 1 kilómetro hora y habrá infracción a la mínima? ¿Será porque la población está cada día más concienciada por el endurecimiento de las sanciones y el gobierno ya no recauda tanto como antes? ¿Será por caminar con ideas progresistas hacia un futuro mucho más seguro (vialmente hablando, claro)? ¿O será, como siempre, por tapar una política triste en ideas y sin ningún objetivo?

“A 110 kilómetros por hora es difícil incluso mantenerse despierto”, dijo Fernando Alonso, quien corría a 300 antes de sacarse el carné. Rubalcaba, nuevo ministro del interior replica que “en EEUU y en otros países también tienen ese límite de velocidad y no se quedan dormidos”, quien tampoco expone las diferencias existentes entre legislaciones, como si comparara a Dios con los gitanos.

Lo cierto y verdad es que hoy entra en vigor la ley de los 110 kilómetros hora, por la que se reduce la velocidad máxima en autopistas y autovías en territorio español. Una ley que para muchos, es incomprensible, y para otros pocos, alguien habrá dentro del PSOE o de la DGT, un efecto necesario para reducir los accidentes y las muertes causadas por éstos.

Pero si atendemos al contexto en el que se desarrolla la nueva ley, al modo en que se noticia, podremos observar ciertas cuestiones un tanto criticables:

En primer lugar, se presenta como parte de una ley mucho más amplia, que abarca por ejemplo la bajada del 5% del transporte público. Cosa que es una falacia, ya que sólo afecta al ferrocarril, y no a todos.

En segundo, se argumenta que es para atender al gasto excesivo de energía, sobretodo en hidrocarburos. Cosa que tendría sentido, teniendo en cuenta el ambiente global revolucionario del África septentrional y Oriente Próximo, cuya principal consecuencia será, ya verás, la subida del barril de crudo, en la que se verán afectados de manera más acusada los países de segunda fila importadores de petróleo y sin influencia ni en la OPEP ni en el mercado global (España). Pero no es por ello ni de lejos.

Y en tercer y último lugar, un aspecto oculto que no se incluye en las noticias de la primera cadena de televisión española. El gasto de dinero público en pegatinas y sustitución de todas y cada una de las señales que hay en todo el entramado de carreteras estatales supondrá un desembolso en torno a 200,000 euros.

Que sí, que no te doy fuentes fiables ni cifras oficiales. Pero yo sólo te digo. Investiga y saca tus conclusiones. Que ésto es sólo la punta del iceberg. Taco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: