Un seguidor

Hoy,  quizá por la morriña que me embriaga el espíritu al hablar con mi familia en España, me pongo a escuchar la tantas veces  venerada voz de El Larguero. Programa líder de audiencia de la noche en España en una franja horaria difícil, encuentro en su locutor un toque raro, como un olor a rancio al que el oído es sensible.

Pienso levemente en lo que fue y lo que queda de ese periodista que desbancó literalmente del puesto a un grande de entre los grandes, al gran José María García. En lo placentera que debe ser la vida con la monótona sensación de ser el cantador de nanas de dos millones de españoles por tanto tiempo.

Pero este hombre, no se si me pasa a mí solo, me da la impresión de que ya cansa. Al contrario que  Carlos Herrera y a Luis del Olmo, a los que no les ha pasado lo mismo.  Suena a abuelete nada simpático. Preocupado por cargarse el mundo, muestra ignorancia y arrogancia a partes iguales, creyente de su talento, es un señor seguro de que no le faltan su par de enchufes aquí y allí. Aspecto que contrasta con su cara recién estirada y esa pose tan “Brunete” que le caracteriza, que dilucidan la razón y el porqué de sus deslices.

Nadie duda de tu buena labor, pero macho, no harías mal si pensaras en retirarte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: